Copy

El masaje perineal es una de las herramientas más útiles para que los músculos perineales ganen elasticidad. Esta técnica, realizada correctamente, ayuda a la dillatación de la musculatura del suelo pélvico durante el parto, reduciendo la probabilidad de episiotomias y desgarros, también ayuda a que los músculos no se sobrecarguen en las últimas semanas de gestación debido al aumento uterino. Actualmente, el masaje perineal se explica a la embarazada, en la mayoría de los casos, mediante un vídeo o folleto para la autoaplicación del mismo. Difícillmente, de este modo, el masaje perineal será realizado de manera efectiva. Esta técnica preventiva, de gran importancia para la reducción de partos traumáticos, debe ser realizada a la embarazada por un fisioterapeuta especializado estando tumbada, relajada y concentrada en la relajación de su periné y no, cómo explican y pretenden muchos tutoriales, realizándola ella misma. Sobra decir que el aumento del volumen abdominal y la disminución de la movilidad en el último trimestre de gestación dificulta y mucho realizar esta «propuesta» de automasaje. Además, el fisioterapeuta instruirá adecuadamente a la pareja para su correcta realización domiciliaria. Desde el Centro de Fisioterapia Athenea os recomendamos acudáis a vuestro fisioterapeuta especializado para preparar vuestro parto. El masaje perineal, además de otras medidas, os ayudará a reducir las secuelas postparto.